La tumba perdida de Cleopatra

Las tumbas de Cleopatra VII y Marco Antonio del año 30 a.C., perdidas hace mucho tiempo, son uno de los grandes misterios sin resolver. Aún no se han encontrado en ningún lugar cercano a Alejandría, Egipto.

Cleopatra fue la última monarca de la dinastía macedonia ptolemaica. Fundada por Alejandro Magno hacia el año 300 a.C.- que se quitó la vida después de que los romanos capturaran Egipto en el año 30 a.C.

Según los escritores antiguos, se suicidó al ser mordida por una serpiente venenosa llamada áspid. Fue enterrada con Antonio en un mausoleo (una gran tumba), según los escritores antiguos. Sus tumbas se han perdido durante más de 2.000 años.

la tumba perdida de Cleopatra

Según los historiadores Suetonio y Plutarco, el líder romano Octavio (más tarde rebautizado como Augusto) permitió que los enterraran juntos después de derrotarlos.

Los arqueólogos temían que Cleopatra, que creían que estaba enterrada en Alejandría, se hubiera perdido en el tsunami del año 365 d.C., que sumergió la mitad de Alejandría bajo el océano.

Sin embargo, recientes descubrimientos han afirmado que los arqueólogos están a punto de descubrir esta tumba perdida en un yacimiento llamado «Taposiris Magna». Un extenso templo de unos siete kilómetros cuadrados situado a unos 50 km al oeste de la ciudad mediterránea de Alejandría que está dedicado a la antigua diosa egipcia Isis.

Un equipo dirigido por Kathleen Martínez lleva 15 años excavando el lugar y en Taposiris Magna se han encontrado dos momias de personas de alto estatus que vivieron en la época de Cleopatra. Así como montones de monedas acuñadas durante su reinado.

Los investigadores afirman que el «sensacional» hallazgo demuestra que la necrópolis era un lugar privilegiado para los funcionarios reales de la dinastía ptolemaica. Una línea que terminó con Cleopatra, Marco Antonio y su hijo, Cesarión.

la tumba perdida de Cleopatra
Las dos momias encontradas en el interior de una tumba sellada en Taposiris Magna, que originalmente habría estado completamente cubierta con pan de oro. Fuente: The Guardian

Pese a que la cámara funeraria había continuado íntegra a lo largo de dos mil años. Las momias están en mal estado de conservación por el hecho de que el agua se había filtrado.

Las misteriosas momias han sido radiografiadas, estableciendo que son hombre y mujer. Se sugiere que eran sacerdotes que desempeñaban un papel clave en el mantenimiento del poder de los faraones. Una de ellas lleva la imagen de un escarabajo, que representa el renacimiento, pintada con pan de oro.

¿Es ésta la tumba perdida de Cleopatra?

Sin embargo, Zahi Hawass, ex ministro egipcio de Estado para las Antigüedades, dijo que no hay ninguna prueba de que la tumba de Cleopatra pueda estar en Taposiris Magna.

Hawass dijo que trabajó con Martínez durante más de 10 años en el sitio y no encontró ninguna evidencia de que Cleopatra y Antonio estuvieran enterrados allí.

Según Wikipedia, en enero de 2019, Zahi Hawass desmintió la noticia en un artículo en el diario Al-Ahram, afirmando que la tesis de que las tumbas estaban en Taposiris Magna no era suya sino de Kathleen Martínez, y que no creía la hipótesis de Martínez porque «los egipcios nunca enterraban dentro de un templo«. Dado que «los templos eran para el culto, y este era para la diosa Isis.

Por tanto, es poco probable que Cleopatra fuera enterrada allí». «Su tumba nunca se encontrará«. Tal vez estos dos individuos en Taposiris Magna habían interactuado con la propia Cleopatra, sugieren los arqueólogos.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver enlace.

ACEPTAR
Aviso de cookies