La leyenda del Orang Pendek

El primo menor asiático de Pie Grande, llamado «Pie Pequeño», también conocido como Orang Pendek, que se traduce como «Persona de baja estatura», o «Gente pequeña», es una misteriosa criatura cuyos avistamientos se producen a menudo en la isla de Sumatra, Indonesia.

Orang Pendek

Sin embargo, se rumorea que el Orang Pendek también habita en Vietnam, Filipinas y otras partes del sudeste asiático.

La criatura ha sido supuestamente vista y documentada durante al menos 100 años por tribus del bosque, aldeanos locales, colonos holandeses y científicos y viajeros occidentales. Los avistamientos y las descripciones de los Orang Pendek, así como las pruebas fósiles, son similares a las de los homínidos extintos.

Según los Niños del Bosque Interior (Suku Anak Dalam/Orang Rimba) -que tradicionalmente han vivido de forma nómada en los bosques de las tierras bajas de Jambi y Sumatra del Sur-, el Orang Pendek ha formado parte de su mundo y ha sido un cohabitante del bosque durante siglos. Por lo general, los Orang Pendek viajan en grupos de cinco o seis, subsistiendo a base de ñames silvestres y cazando animales con pequeñas hachas. Tienden emboscadas a los desafortunados cazadores Orang Rimba que viajan solos por el bosque.

Orang Pendek
Ilustración de Orang Pendek (Crédito de la imagen: Wikipedia)

El Orang Pendek se describe comúnmente como un primate bípedo de baja estatura que habita en las selvas de Sumatra y otras zonas del sudeste asiático.

¿Cómo es el Orang Pendek?

Quienes afirman haber visto al Orang Pendek describen con frecuencia a una criatura de aspecto simiesco con descripciones físicas como las siguientes:

  • Altura, 2 pies 6 pulgadas-5 pies 6 pulgadas.
  • Cabeza puntiaguda (posible cresta sagital) con frente alta.
  • Ojos de aspecto humano.
  • Cejas pobladas.
  • Nariz ancha.
  • Orejas prominentes.
  • Dientes caninos largos.
  • Cara y cuerpo cubiertos de pelo corto, de color naranja rojizo, marrón oscuro o negro, pero es menos peludo en la cara.
  • Hombros gruesos y cuadrados.
  • Piel marrón rosada. Su pelo negro azabache se extiende en una melena por su espalda. Informes recientes describen individuos con melenas de pelo amarillo o bronceado.
  • Barriga grande. Brazos largos.

Varios avistamientos en Sumatra & Filipinas

Edward Jacobson encontró unas curiosas huellas en el borde del pantano de Danau Bento, al sureste del monte Kerinci, en Sumatra, el 21 de agosto de 1915. Su guía de Sumatra, Mat Getoep, dijo que las huellas de 15 centímetros habían sido hechas por un Orang pendek.

Un gerente de una plantación llamado Oostingh se encontró con un Orang pendek en el bosque cerca de Bukit Kaba, Sumatra, en diciembre de 1917. Cuando la criatura se percató de su presencia, se levantó, caminó tranquilamente varios pasos y luego se subió a los árboles.

Orang Pendek

Un colono holandés llamado Van Herwaarden vio de cerca a un Orang pendek en un árbol de la selva al norte de Palembang, Sumatra, en octubre de 1923. Tenía al animal en la mira de su arma, pero parecía tan humano que pensó que cometería un asesinato si lo mataba.

Harry Gillmore y Otto Irrgang encontraron en 1958 pequeñas huellas bípedas de aspecto humano entre los ríos Kampar y Siak Kecil, en la provincia de Riau, Sumatra, Indonesia. No había marcas de garras reveladoras como las que habría hecho un oso.

En 1989, la escritora de viajes británica Deborah Martyr descubrió en el suroeste de Sumatra huellas de Orang pendek del tamaño de las de un niño de siete años. Envió un molde de yeso de una huella al Departamento de Parques Nacionales de Indonesia, pero se ha perdido. Tras cinco años de búsqueda, Martyr vio por fin un Orang pendek en la zona del monte Kerinci el 30 de septiembre de 1994. Caminando con seguridad sobre dos patas, se detuvo a mirarla a 200 metros de distancia y luego se adentró en la selva. Desde entonces, ha visto al animal dos veces más.

Después de un fuerte terremoto cerca de Liwa en 1995, Claude Petit habló con varios habitantes de la zona que le informaron de que animales parecidos al Orang pendek salieron del bosque, asustados por la actividad sísmica.

Los mechones de pelo de Orang pendek encontrados en 2001 cerca del monte Kerinci, en Sumatra, por un equipo británico aficionado dirigido por Adam Davies fueron enviados al Instituto de Medicina Molecular de Oxford para analizar su ADN. Davies también encontró huellas con dedos gordos semiopuestos que no fueron hechas por ningún primate conocido.

En Filipinas abundan las leyendas de «gente pequeña», y esas leyendas coinciden con las descripciones de los Orang Pendek. Las leyendas filipinas muestran una historia de «gente pequeña» que vive en las regiones montañosas y volcánicas de Filipinas.

Se cree que esta «gente pequeña» con aspecto de simio bajaba de las montañas para robar las cosechas de los agricultores. La tradición filipina cuenta incluso un incidente en el que la «gente pequeña» de una zona determinada fue eliminada por una erupción volcánica.

El registro fósil apoya aún más la existencia de los Orang Pendek. Se han encontrado restos fósiles de especies similares a los humanos en miniatura en la isla indonesia de Flores, así como en África y Rusia.

Los fósiles de Flores pertenecían a minúsculos homínidos cazadores-recolectores. El hecho de que estos huesos se hayan encontrado en el sudeste asiático da más peso a la posibilidad de que los Orang Pendek puedan existir realmente.

Además, también se han encontrado fósiles similares de pequeños homínidos en Rusia y África. Los fósiles rusos son fragmentos de huesos de un homínido adulto excepcionalmente pequeño, al igual que los fósiles africanos.

La colección de fósiles africanos se encontró en una cueva que, según los antropólogos, se utilizaba como cementerio.

Por lo tanto, hay argumentos de peso para sugerir que los Orang Pendek han existido tanto en el pasado como en el presente.

A medida que los seres humanos siguen invadiendo las tierras de la selva, los desastres de la deforestación pueden ser los que revelen o destruyan al Orang Pendek.

Hay varios debates sobre lo que podría ser la criatura. ¿Un vástago evolutivo del orangután, cuya especie fue dividida por la erupción cataclísmica del volcán del lago Toba? ¿Una especie desconocida de gibón de gran tamaño? ¿Un pariente humano del Homo floresiensis? ¿O simplemente un caso de error de identidad, tal vez un oso solar o un gibón siamang?

Aunque algunos conocidos conservacionistas lo han visto, e incluso National Geographic ha financiado un proyecto de dos años para intentar atrapar a la criatura con una cámara, todavía no hay pruebas fotográficas o físicas concluyentes que demuestren su existencia. El misterio permanece.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver enlace.

ACEPTAR
Aviso de cookies